lunes, 26 de enero de 2015

Del 23 de enero de 1948 al 2 de febrero de 1949… Un año de esfuerzo

Dos fechas muy importantes en el paracaidismo del Ejército del Aire, así lo veo yo desde mi punto de vista de investigador, por eso he titulado  a esta reflexión “Del 23 de enero de 1948 al 2 de febrero de 1949… un año de esfuerzo “.

Porque eso fue lo que transcurrió entre estas dos fechas, un año de esfuerzo, de sacrificios, de falta de medios, y sobre todo de mucha ilusión, con ganas de salir adelante, y fue precisamente esa fuerza e ilusión lo que suplió esa falta de medios de los que se carecía.

Ese año, entre una fecha y otra, transcurrió entre el final de la formación del 1º curso de cazadores paracaidistas, finalizando el 10 de abril de 1948, con la entrega de los diplomas y títulos de cazadores paracaidistas. El 2º curso comenzó en abril de 1948 y duro hasta el 31 de julio de 1948, entregándose los títulos correspondientes. Y el 3º curso comenzó en octubre de 1948 finalizando el 28 de enero de 1949 con su entrega de títulos.

El 2º curso fue el que paso a la Primera Bandera casi integro tras su formación, (los siguientes así lo harían) y desde que termino su curso en julio de 1948 hasta el primer salto en Alcalá, eso es en febrero de 1949 pasaron casi siete meses, siete meses en los que no pudieron realizar ni un solo salto más.

Alcalá de Henares, cuna no solo de Cervantes, ciudad con una de las universidades más antiguas de España, de 1293 nada menos, pero también es Alcalá la ciudad cuna del paracaidismo, y digo cuna porque en ella se estableció la Primera Bandera de Paracaidistas del Ejercito del Aire. Si, del EJÉRCITO DEL AIRE, que les quede claro a los de TIERRA, que aun da mucha rabia oír a los de tierra decir que fueron ellos los primeros, pero no me quiero desviar de lo importante, si, fue Alcalá la elegida, porque había un aeródromo y estaba cerca de Madrid, por eso se eligió esta bella ciudad. En Alcalá se les instalo, pero como siempre, sin medios, y por eso hubo de pasar casi siete meses desde que el 2º curso salió de la Escuela en Alcantarilla y se instalara en Alcalá, sede de la Primera Bandera. ¿Y que paso desde que se llego de la Escuela hasta que se puedo saltar en Alcalá? Según don Mariano “mucha pena, mucha calamidad, mucho frio en aquel invierno, mucho trabajo, hubo que hacerlo todo, y mucho de todo y mucho de nada…”.  ¿Por qué?, en Alcalá no había paracaídas para el salto, no se habían terminado las instalaciones, y había un aeródromo pero no tenia precisamente muchos aviones, por eso, son simples detalles, insignificantes, que no tienen importancia, pero para una unidad paracaidista que llegaba con ganas de comerse el mundo si eran importantes, a los ojos de los mandamases del Estado Mayor del Aire situados cómodamente en sus poltronas del Ministerio del Aire, para aquellos no tenían importancia. Cretinos, si hubierais concedido solo la mitad de lo que con lágrimas en los ojos los paracaidistas de Alcalá os suplicaban, la mitad solo, la historia habría sido distinta…

Como no había paracaídas se desplazaron desde Alcalá a Barcelona, a la casa Sampere a recogerlos, y tras su vuelta a Alcalá hubo que volver a perder el tiempo con los paracaídas, concretamente 79 T-5, ya que los mosquetones que traían no servían, y hubo que modificarlos uno por uno con material conseguido en la chatarra, si, lo que Vd. lee, los mosquetones se consiguieron modificar con material de la chatarrería, y con personal de la Primera Bandera porque en la Maestranza Aérea de Cuatro Vientos ni había material para estos, ni personal preparado para trabajar en dichos paracaídas. Y todo esto para poder ahorrar tiempo y tenerlos listos para su uso…

Luego llego el tema de los aviones, porque en Alcalá había un Regimiento, el nº 1, pero con escasos aviones y aptos para su uso por paracaidistas, solo uno, que fue el que se uso al principio, pero como se estropeaba más a menudo de lo que a los paracaidistas gustaba, un día sí y otro también se quedaban sin salto. Luego si es verdad que hubo un par de aviones más, dos JU-52 con lo que se mejoro el ritmo, pero los inicios fueron muy pésimos (en las memorias está escrito todo esto que digo).

No hay una constancia escrita de cómo fue ese mágico día en Alcalá de Henares, ese otro “mítico” 2 de febrero de 1949, a don Mariano cuando le pregunte no lo recordaba, cielo despejado y el frio, mucho frio, pero nada más, y es una lástima, me habría gustado saber el orden del salto, como en el primero (ver el artículo sobre el primer salto en Alcantarilla) Seguramente fuera recogido y redactado, como todo lo que se hacía en la Primera Bandera, y seguramente estará con el resto de la documentación que falta de la unidad, en la famosa “P”.



Pero la historia siguió con ese salto, también mítico, por qué no, ya que fue la primera vez que se saltaba en Alcalá, posteriormente vendrían muchos saltos más, pero eso es otra historia.


Esta si es una fotografía mítica, ya que se tomó antes del primer salto en Alcalá de Henares, un puñado de soldados, suboficiales, oficiales y un jefe que saltaron ese día. (Archivo Carlos Bourdon).

Dedicado a quien sin duda me ha enseñado a conocer lo que fue, y representó la Primera Bandera de Paracaidistas del Aire, su líder, su alma, su guía, don Mariano Gomez Muñoz.


martes, 13 de enero de 2015

BOINA DEL MANDO CONJUNTO DE CIBERDEFENSA DE LAS FUERZAS ARMADAS.

Como contaba en un artículo anterior el cual podéis ver en el enlace adjunto, 



El MCCD dispone de una prenda de cabeza, concretamente de una boina, la que se puede ver en las fotografías adjuntas. Esta boina, en color gris cemento o gris ceniza, con badana e ínfulas en color negro, lleva en su alzado el emblema genérico del Estado Mayor de la Defensa (EMAD). Este emblema consiste en el conjunto de los emblemas de los tres ejércitos, superpuestos, dentro de un escudo español de color azul, y timbrado de corona real. A su vez dicho emblema está incluido en un ovalo de fondo negro. Este emblema es de pvc.




Puesto en contacto con personal del MCCD me comunican que la boina aún no es oficial, ya que no ha sido aprobada. Sin embargo y según mi opinión el emblema que porta dicha boina no debería de ser el emblema del Emad, si no el propio de la unidad, ya que el Mando de la Ciberdefensa pertenece orgánicamente al EMAD, pero dispone de emblema propio. Esta boina, y sigo diciendo que es mi opinión, debería de ser la boina propia del Estado Mayor de la Defensa, y ser portada por sus miembros mientras estén destinado en el EMAD, para portar el MCCD su propio emblema ya existente.


              Fabricada por la empresa zaragozana Ángel Gabardós en lana e interior de satén. 


La boina sobre el uniforme pixelado de dotación en la unidad, con el emblema del MCCD en el brazo derecho.

Quiero agradecer todas las atenciones que el General de División don Carlos E. Gómez López de Medina al mando del MCCD, y el Teniente Coronel don Ángel Gómez de Agreda, Jefe de Cooperacion han tenido conmigo.  

Fuente: elaboración propia, boina y uniforme colección Carlos Bourdon


miércoles, 7 de enero de 2015

UNIFORME DE GALA EN NAVACERRADA.

Hace ya un par de años publique un artículo sobre las unidades de rescate en superficie del Servicio Aéreo de Rescate. Unidad sobre lo que no hay nada escrito, no hablo del SAR aéreo si no del SAR terrestre. Gracias a una persona magnifica que he conocido hace poco, y que con todo su amabilidad, totalmente desinteresada,  ha puesto en mis manos todo aquello que guardaba o tenia sobre el servicio de salvamento de superficie del SAR, ya que estuvo durante dos años en la 1ª patrulla de rescate de Madrid destinado. Su nombre Juan Casañ Albert, a quien públicamente quiero dedicar los próximos trabajos que realice sobre el SAR terrestre. Muchas gracias Juan de todo corazón, gracias a ti una pequeña unidad hoy al cabo de cincuenta años puede ser poco a poco conocida. ¡¡¡Va por ti¡¡¡

Hoy conoceremos el uniforme de gala que se usaba en la base de la 1ª Patrulla de Rescate de Madrid, en Navacerrada. Un uniforme muy curioso, ya que con el se paseaba por Navacerrada y alrededores e incluso por Madrid, con la correspondiente curiosidad no solo de los civiles, si no de los propios miembros del Ejercito del Aire que no conocían este uniforme. Uno de los más raros de ver.

Día 10 de diciembre de 1961, patrona del aire. Uniforme usado en la Patrona del Ejercito del Aire. Este uniforme consiste en gorra teresiana, camisa de manga larga gris, jersey de lana de cuello de color gris perla, pantalón de lana de color azul aviación y botas de montañero negras.

En este jersey se lleva cosido el parche de la unidad. Los paracaidistas el suyo, y el resto del personal del aire el de las hélices. En el brazo izquierdo y en el hombro el parche del SAR. Pantalón de lana azul, botas de montaña negras y guantes blancos.

Este uniforme sin guantes blancos era el usado por la tropa y sus clases cuando salían de paseo.



Uniforme de gala en Navacerrada (Archivo Carlos Bourdon)


Emblemas cosidos en el jersey de lana




Arriba parche cosido en el cuello, debajo, parche cosido en la manga izquierda, a la altura del hombro.






jueves, 1 de enero de 2015

UNA NOCHEVIEJA MÁS

Hoy es Nochevieja, día de felicidad, una noche mágica, la noche más divertida, para algunos, y más nostálgica para otros. Pero para los que están de guardia, para la Policía del Aire, es una noche más del calendario. Un servicio más, y al que le ha tocado realizar esa guardia, quizás sea más nostálgica, pero en el fondo es eso, una guardia más. Nos abrigaremos, ajustaremos el correaje y comprobaremos que nuestra arma está en su sitio, nos miramos, y comenzaremos nuestra guardia. Volveremos a patrullar el recinto de seguridad, volveremos a subir por la pista, pasaremos por los hangares y comprobaremos que todo está en su sitio, que nada ha cambiado o ha sido cambiado. Quizás a lo lejos, en nuestra ronda, oiremos los gritos de alegría de los que están disfrutando de la fiesta, los cohetes, las palmas, los signos que nos demuestre que la vida es alegría. Sin embargo nosotros seguiremos en nuestra ruta, volviendo a comenzar nuestro recorrido de seguridad, me queda la satisfacción de saber que esta mi compañero a mi lado, mi binomio, como se dice ahora, y que los dos juntos nos acompañaremos en esta noche de guardia, fría noche, pero en el fondo una noche más…

He rescatado del fondo del baúl de mi archivo este articulo que se titula “Nochevieja”, escrito por el Teniente de Aviación don Pablo Martinez de Morentin Rituerto, y publicado en la R.A.A. nº 229 de diciembre de 1959, leedlo, sin duda os va a gustar, y a los más veteranos les traerá recuerdos de tiempos pasados.